Patente europea

Con objeto de facilitar la protección de las invenciones mediante un único procedimiento, se adoptó el Convenio Europea de Patentes (CPE) en Munich en 1973. La Oficina Europea de Patentes (OEP) es la encargada de las tramitaciones de patente europea. En la actualidad son miembros del Convenio 38 países y, gracias a acuerdos bilaterales, la protección puede extenderse a 2 países más y validarse en otros dos.

El sistema supone una solicitud de registro de patente y una evaluación única que, una vez concedida, debe validarse en los Estados miembros en que se quiera protección.

La solicitud se presenta directamente ante la OEP, aunque también puede presentarse a través de la OEPM.

Las solicitudes también pueden presentarse electrónicamente. Para la solicitud online (EPO On-line Filing) hay tres opciones diferentes. Por un lado está la solicitud online tradicional, descargando el correspondiente software. Por otro lado está el EPO new online filing (CMS) que es una aplicación que funciona en Internet y no precisa instalación de software. Tampoco precisa instalación de software la tercera opción, el web form filing. En las dos primeras opciones se necesita una smart card que facilita la propia OEP de forma gratuita mientras que para la tercera basta con solicitar una cuenta de usuario (enrol for username and password). 

La patente europea se tramita en una de las tres lenguas oficiales de la OEP (inglés, francés y alemán), aunque la solicitud puede presentarse en español y enviar una traducción antes de dos meses, que será la que se evaluará. 

Una vez concedida la patente europea por parte de la Oficina Europea de Patentes, el titular debe realizar una serie de actos para validar la patente en los países seleccionados como de su interés para tener protegida allí la invención. A partir de ese momento, la normativa aplicable es la de los Estados nacionales para los cuales se solicitó la patente.

 

Más información: