a Implantes oculares personalizados a partir de grafeno y nanopartículas

Fecha de publicación el 02/03/2018

Implantes oculares personalizados a partir de grafeno y nanopartículas

El proyecto Graph-Eyes es el resultado de la cooperación entre Industrial Química del Nalón, el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega y Dropsens y supone un gran avance en el tratamiento de enfermedades oculares

Las empresas asturianas Indus-trial Química del Nalón, el Ins-tituto Oftalmológico Fernán-dez-Vega y Dropsens se han unido para desarrollar el pro-yecto ‘Graph-Eyes’, una inicia-tiva que se enmarca en la Es-trategia Regional de Especiali-zación Inteligente Asturias RIS3, que afronta el estudio en paralelo de rutas de fabricación de elementos derivados del gra-feno y grafenos funcionaliza-dos, enfocados a la optimiza-ción de su uso en aplicaciones biomédicas para el tratamien-to de patologías oculares. En definitiva, se trata de elaborar implantes oculares personali-zados a partir de grafeno y na-nopartículas.

Dichas aplicaciones se con-cretan en su utilización como andamiaje para la regeneración de tejidos oculares, pudiendo también monitorizar el creci-miento y la diferenciación ce-lular para que puedan modu-larse farmacológicamente me-diante el empleo de sistemas de nanotecnología.

La cooperación entre las tres empresas, que han aportado sus conocimientos individua-les para formar un potente equipo de trabajo multidisci-plinar e innovador, les ha per-mitido alcanzar diferentes ob-jetivos: producir e integrar com-ponentes de grafeno y nano-partículas en aplicaciones sa-nitarias, especialmente en las relacionadas con la ingeniería tisular ocular y aplicar nano-tecnología como andamiaje y sistema de vehiculación de fár-macos para facilitar la reacción celular del grafeno.

Además, ‘Graph-Eyes’ ha permitido desarrollar implan-tes personalizados y biosenso-res integrados en los implan-tes para la monitorización per-manente de los mismos, apro-vechando el comportamiento del grafeno y sus híbridos como materiales electródicos y su in-tegración en dispositivos elec-troquímicos miniaturizados por serigrafía y drop casting.

Cada una de las empresas asturianas ha realizado dife-rentes actividades para conse-guir la correcta ejecución del proyecto.  

Industrial Química del Na-lón ha procurado la síntesis de grafenos, tanto la de sus pre-cursores como la exfoliación directa por vía húmeda, y la síntesis de nanopartículas, per-siguiendo la síntesis de siste-mas híbridos grafeno-nanopar-tículas y analizando la viabili-dad industrial de los produc-tos obtenidos.  

El Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, por su parte, ha integrado los derivados del grafeno, ha analizado el com-portamiento óptico, el de los sensores y la reacción celular, y Dropsens se ha encargado de utilizar los materiales graféni-cos e híbridos para generar bio-sensores para monitorizar los cultivos celulares. Para ello han integrado nanomateriales en dispositivos electroquímicos miniaturizados y han analiza-do su efectividad en función de la composición del material y la técnica de fabricación.

‘Graph-Eyes’ ha contado con el apoyo del Instituto de Desa-rrollo Económico del Principa-do de Asturias (IDEPA), den-tro de la convocatoria de sub-venciones a proyectos tracto-res de I+D, que le concedió una ayuda financiera de 477.353,29 euros que han servido para apo-yar este proyecto singular e in-novador que ha generado una inversión superior a los 715.000 euros.  

Para el desarrollo técnico del proyecto, las empresas han con-tado con la colaboración del Instituto Nacional del Carbón (INCAR), el Centro de Inves-tigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN), la Fundación Prodintec y la Uni-versidad de Oviedo.  

Las empresas  

Industrial Química del Nalón, el Instituto Oftalmológico Fer-nández-Vega y Dropsens son tres empresas asturianas de dis-tinto perfil, que mantienen una misma pasión por la inno-vación y la búsqueda de solu-ciones tecnológicas a proble-mas planteados en el mundo de la salud.

La primera de ellas es una empresa familiar de gran ta-maño, con 75 años de historia, que nació al albor de la expan-sión de la minería y el acero as-turianos y que tiene entre sus líneas de negocio, la produc-ción de coque siderúrgico y brea en sus centros de Ciaño y Tru-bia.  

La historia de la familia Fer-nández-Vega nace en 1886, en Oviedo, y la narran cinco ge-neraciones de oftalmólogos que han situado al Instituto, con más de 110.000 pacientes anuales, en un centro médico e investigador de referencia a nivel nacional e internacional en esta especialidad.

Dropsens, por su parte, es una joven empresa innovado-ra de base tecnológica que está especializada en el desarrollo de instrumentos y dispositi-vos, especialmente electrodos, destinados a la investigación electroquímica. Su conocimien-to del mundo de los sensores ha sido decisiva en el desarro-llo del proyecto. Implantes oculares personalizados  a partir de grafeno y nanopartículasEl proyecto Graph-Eyes es el resultado de la cooperación entre Industrial Química del Nalón, el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega y Dropsens  y supone un gran avance en el tratamiento de enfermedades ocularesE. C.Uno de los objetivos de Astu-rias es recuperar el liderazgo industrial a través de la tec-nología. Así lo refleja la Estra-tegia Regional de Especializa-ción Inteligente, Asturias RIS3. Para ello, la apuesta por la I+D es clave. Asturias invirtió en 2016 (último año del que hay datos) un total de 161,35 mi-llones de euros en investiga-ción y desarrollo, un 1,73% más que en el ejercicio ante-rior y fue la cuarta comuni-dad autónoma con el mayor crecimiento del gasto en in-novación, con un 8,6%. Este esfuerzo inversor fue compar-tido casi a partes iguales en-tre las empresas (46%) e ins-tituciones públicas y privadas sin ánimo de lucro. Para incrementar estas ci-fras, empresas y administra-ción se esfuerzan en buscar nuevas fórmulas de colabora-ción. Fruto de esta necesidad, en  2015  el  IDEPA  puso  en marcha una novedosa fórmu-la de colaboración público –privada denominada Primas Proof of Concept, mediante la cual las empresas tractoras y equipos de investigación de la Universidad de Oviedo pue-den someter los proyectos de investigación a su validación en el entorno industrial.  El programa ha tenido tan-to éxito que ya se han celebra-do tres ediciones, en las que han participado las empresas tractoras ArcelorMittal, In-dustrias Lácteas Asturianas y Thyssenkrupp Elevator Inno-vation Center, y a las que se han presentado 41 proyectos de la institución académica relacionados con las áreas prio-ritarias de la Asturias RIS3.  En total se han concedido 12 primas, con una dotación individual de 30.000 euros, cofinanciados al 50% por la empresa tractora y el IDEPA. Los resultados han sido tan satisfactorios que algunos pro-yectos han tenido continui-dad  después  de  realizar  la prueba de concepto, para la que los investigadores tienen un año. Uno de ellos es el desarro-llado por el Grupo de Teoría de la Señal y Comunicaciones (TSC) de la Universidad, jun-to a ArcelorMittal, relaciona-do con el uso de ondas cortas de terahercios en procesos de fabricación y control de cali-dad de aceros. El proyecto, de-nominado ‘Terahsteel’, reci-bió del CDTI una aportación de 608.644 euros. También destaca la prueba de concepto realizada por el Grupo de Investigación en Es-pectrometría Analítica para desarrollar y evaluar nuevos sensores luminiscentes basa-dos en nanopartículas para la detección de tóxicos ambien-tales, cuyos excelentes resul-tados han servido para que publiquen, en las próximas semanas, dos artículos en pres-tigiosas revistas científicas.La colaboración público-privada, clave en la apuesta por la I+DLas Primas Proof of Concept refuerzan el ecosistema innovador asturiano y los procesos de innovación abiertaPresentacion de las Primas Proof of Concept Thyssenkrupp Elevator  Innovation Center . ::E. C.Laboratorios de Investigación en el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega . ::E. C.Viernes 08.02.13  EL COMERCIO  LA VOZ DE AVILÉS?INNOVA+ASTURIAS ES INDUSTRIA

Agenda
Archivo fotografico
Atecion al Cliente